LA ERA DE LOS PROFESORES "SIC"

30.11.2010 11:45

EDUCACIÓN DE VANGUARDIA: FORMAR O DEFORMAR

“LA ERA DE LOS PROFESORES SIC”

Recopilado por: Rodrigo Medina Maldonado

Educar no es un proceso en red (aunque a veces se le parece) Nuestro sistema debe ser humano y humanizante.

La comunicación es el acto central de la vida humana. La mayoría de personas ligadas a educación coincidimos en que el aprendizaje se da desde una dimensión emocional, afectiva y de relación para luego establecer los procesos cognitivos e ingresar a la dimensión intelectual.

 CONSEJOS QUE PUEDEN CONTRIBUIR A QUE SEAS UN PROFESOR "SIC"

1.      No expliques la lección nueva.

a.      Brinda espacios para que tus alumnos con tu guía aborden un tema de estudio y construyan su propio conocimiento.

2.      Un nuevo tema.

a.      Propón formas diversas e invita a los alumnos para que ellos empiecen a conocerlo por su propios medios. 

3.      No repitas la explicación al alumno que no entendió.

a.      Lo mejor es buscar otros caminos, (chistes, anécdotas, ejemplos, Etc.) Otras formas de ayudar al estudiante. 

4.      El auxilio te hace un buen profesor.

          a.      Eres un buen profesor cuando auxilias con éxito a aquellos que tienen problemas para aprender.

b.      No creas jamás que aquellos alumnos que  aprenden con  facilidad te hacen un Maestro, eso sería engañarse. 

5.      Creatividad e innovación herramientas muy útiles.

a.      Ejercita tu capacidad creativa e innovadora, eso te permitirá responder con las expectativas y necesidades de tus alumnos.

b.      No olvides que utilizar un método “aburrido” te asegura dos cosas que tus alumnos no quieran verte más y que a pesar de que el tema sea interesante no prestarán atención.

c.       Se un profesor carismático, recuerda la dimensión afectiva, eso hará de un tema de relativa importancia, un gran tema d aprendizaje. 

6.      Una buena lección no debe repetirse.

a.      Si te sale bien una lección no la vuelvas a dar igual. Todos los profesores nos sentimos muy bien cuando una clase nos sale bien. El error está en que tendemos a repetir los procedimientos. 

7.      Pon las barbas en remojo.

a.      En todo procedimiento de trabajo, exitoso o no existe la necesidad de reflexionar.

b.      Analicemos el mimo hecho.

                                                  i.      Pregúntese:

1.      ¿Puedo mejorar los procesos aplicados?

2.      ¿Por qué digo que aprenden mis alumnos?

3.      ¿He logrado que ejerciten sus procesos mentales o busco que memoricen?

4.      ¿En realidad los temas que desarrollamos son los que necesitan? 

8.      Brinda relativa importancia al alumno que causa inestabilidad en clase.

a.      Recuerda los que crean inestabilidad en clase son aquellos que necesitan llamar la atención.

b.      Si nosotros detenemos la clase para corregir ese comportamiento, habrán logrado su cometido: llamar la atención.

c.       Usa otras formas para llamar la atención:

                                                  i.      Acércate a él y párate cerca a su escritorio cuando esté interrumpiéndote.

                                                ii.      Logra discretamente que te mire y dirígele una mirada firme pero no amenazante. 

9.      Usa procesos metacognitivos.

a.      Al terminar el tema pregúntales:

                                                  i.      ¿Por qué es importante el tema desarrollado?

                                                ii.      ¿Qué procesos mentales se utilizaron durante la clase?

                           

                   iii.      ¿En qué momento de la vida cotidiana puedo aplicar lo aprendido? 

10.  Se un generador de dudas.

a.      Mientras más dudas tengan tus alumnos siempre serán una gran fuente de oportunidades para aprender. 

11.  No enseñes a dar respuestas.

a.      Es mejor que enseñemos a hacer preguntas. La ciencia no ha avanzado por el camino de las respuestas sino por el camino de las preguntas. Son ellas las que orientan el camino de la investigación.

b.      Es preferible que nuestros alumnos sepan hacer preguntas a que sólo aprendan las respuestas correctas. Ellos y nosotros tendremos más posibilidades de avanzar en los conocimientos. 

12.  No hagas exámenes escritos.

a.      No son la forma de evaluar a tus estudiantes. Elimínalos durante algún tiempo ensayas otras formas de evaluación.

b.      El examen escrito –siempre y cuando técnicamente elaborado– es bueno, pero solamente como complemento de otras formas de evaluación.