MÉTODOS DE ESTUDIO

LA MAGIA DE COMPRENDER ANTES DE CONOCER

26.02.2011 19:28

El cerebro comprende antes de conocer

 Demostrada la complejidad de los procesos mentales inconscientes


El cerebro es capaz de comprender el significado de una palabra e incluso de percibir su carga emocional antes de conocerla conscientemente. Un estudio que empleó electrodos implantados en las amígdalas cerebrales de un grupo de pacientes epilépticos, desvela actividad cerebral derivada de la significación de palabras mostradas a gran velocidad. Eso significa que existe en nosotros una decodificación inconsciente del significado del lenguaje que es previa a que la conciencia pueda conocer las palabras, por lo que se concluye que los procesos mentales inconscientes alcanzan niveles muy abstractos. Una relevación importante para la neurología, la psicología y la semántica. Por Eduardo Martínez.


El cerebro es capaz de decodificar el significado y el sentido emocional de palabras que se presentan al sujeto de manera subliminal, señalan los resultados de un estudio. Unos electrodos implantados en las amígdalas cerebrales de un grupo de pacientes epilépticos desvelaron actividad cerebral derivada de la significación de una serie de palabras mostradas a gran velocidad, a pesar de que los pacientes no pudieron ni leerlas. La complejidad de nuestros procesos mentales inconscientes es por tanto mucho más rica de lo que se estimaba. 

 El estudio, realizado por la unidad de “neuroimaginería cognitiva” del Inserm (el instituto francés de la salud y de investigación médica) y por el hospital Pitié-Salpêtrière de Francia, ha demostrado que nuestro cerebro es capaz de integrar nociones tan abstractas como las de un campo semántico, las de los significados, incluso antes de que conscientemente podamos leer las palabras que los contienen. 

 El trabajo ha sido dirigido por Lionel Naccache y ha sido publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Science.

 

Procesamiento inconsciente de información

  Desde hace bastante tiempo, se sabe que nuestro cerebro tiene la capacidad de tratar la información que nos llega desde nuestro entorno sin que seamos conscientes. Sin embargo, los límites de los procesos mentales inconscientes han quedado sin determinar durante varias décadas. 

 Dentro de la psicología cognitiva, la preocupación acerca de la profundidad de los procesos subliminales de la mente inconsciente sigue sin estar hoy por hoy resuelta. ¿Puede el significado de palabras que no han sido detectadas acceder al subconsciente y hacer que nuestro cerebro se active?

 La mayor parte de los procesos mentales inconscientes se han conocido gracias a representaciones cognitivas no abstractas. Se sabe, por ejemplo, que la morfología de una palabra y de las letras que la componen, las captamos inconscientemente. 

Sin embargo, la percepción del significado de dichas palabras ha sido motivo de discusión entre los especialistas. Y, hasta ahora, no había sido demostrada científicamente, a pesar de que la imaginería subliminal –aquella que se realiza con imágenes presentadas de forma tan breve que no pueden ser percibidas conscientemente- se utilice en diversos campos como la publicidad o la política, con la intención de producir respuestas no conscientes en aquellos que ven imágenes aparentemente “inocentes” o no intencionadas. Su efecto queda en un nivel oculto, que no aparece en la imagen percibida por la conciencia, pero que queda trabajando en nuestro inconsciente.

  Análisis con electrodos 

 El estudio realizado por el equipo del Inserm, dirigido por Lionel Naccache, en colaboración con los servicios de neurofisiología clínica, neurología y 

neurocirugía del hospital Pitié-Salpêtrière, ha demostrado que estos procesos mentales inconscientes pueden alcanzar niveles muy abstractos. 

 Los investigadores utilizaron una técnica de presentación visual subliminal: lanzaron a los pacientes una serie de flashes con palabras cuya duración no permitía su lectura consciente.

 El hecho de que este grupo de tres pacientes epilépticos tuvieran, por su enfermedad, un implante transitorio de electrodos en el cerebro, permitió a los investigadores observar directamente el impacto de los flashes subliminales en la llamada amígdala cerebral, cuyo papel es crucial en el proceso de las emociones.

 Se ha demostrado que pacientes con la amígdala cerebral lesionada no son capaces de reconocer la expresión de un rostro o si una persona está contenta o triste. Por otro lado, en experimentos con monos a los que se les extirpó esta glándula, se demostró que éstos manifestaban tras la extirpación un comportamiento social alterado, con una pérdida de la comprensión de las reglas de relación de la manada, además de verse afectadas las actitudes maternales y las reacciones afectivas frente a sus iguales. Asimismo, la amígdala cerebral también se relaciona con la capacidad de aprendizaje y con la memoria. 

 

Actividad eléctrica inesperada 

 Mientras se les mostraban las palabras subliminales a los pacientes, la actividad eléctrica en la amígdala se puso en marcha, a pesar de que ellos no las podían leer. Las palabras eran de varios tipos: amenazantes, neutras o alegres.

 En los tres casos, los científicos detectaron una respuesta de la amígdala relacionada con el valor emocional de las palabras, inconscientemente percibidas. Esta respuesta de la amígdala significa que existe una decodificación inconsciente previa a que la conciencia pueda otorgarles un significado, así como la extracción de su contenido emocional.

 Con el fin de validar estos resultados, los científicos incluyeron en la experiencia palabras conscientemente perceptibles, lo que permitió demostrar que se activaba la misma región del cerebro de igual forma tanto si la lectura era consciente como si no.

 Los pacientes, aunque afectados por la enfermedad de la epilepsia, mantenían intacta la amígdala cerebral, por lo que, en teoría, estos resultados pueden generalizarse a sujetos sanos. Estos trabajos sugieren que el sujeto ha realizado un tratamiento global del valor semántico de cada palabra, por encima incluso de una reacción emocional. Este equipo planea ya nuevas investigaciones al respecto con el fin de conocer los niveles de procesamiento inconsciente de significados subliminales.

 El estudio ha demostrado que los procesos mentales inconscientes son complejos, frente a la creencia que se tenía de que eran automáticos o rígidos. Comprender el inconsciente, además, tiene una gran importancia en nuestro conocimiento de las causas de comportamientos que se manifiestan en el nivel consciente del ser humano. 

Pedagogía

Recopilado por: COMUNICATODOS TEAM.

Para el pensador español Fernando Savater, la gran encrucijada de la educación actual es enfrentar la deshumanización de la sociedad. Hay que educar desde la humildad, para despertar la vocación de aprender, de ser un ciudadano del mundo y tener criterios.

 
“Educar por Internet me suena como hacer el amor por correspondencia. Para humanizar al otro se requiere el cuerpo a cuerpo. El Internet y la correspondencia son cosas que están muy bien, lo que pasa es que se deben utilizar para lo que sirven… La educación en el sentido tradicional, por decirlo de algún modo, es más necesaria ahora que nunca. Una persona educada puede sacar un gran provecho de Internet porque se le ocurrirán cosas que estudiar, irá buscando sus temas, se pondrá en contacto con otras personas. Pero una persona que sea un ignorante irá cayendo de un pozo de publicidad a otro pozo de publicidad… El bolígrafo es un instrumento muy bueno para escribir y el teléfono muy bueno para hablar; el asunto es que no sustituyen la presencia humana, ni la indicación humana dentro de la educación”.
 
 
 En su concepto, un maestro debe poseer ciertas actitudes que le faciliten su obligación de transmitir valores humanos: paciencia, generosidad, constancia y humildad. “Uno no puede querer ser imprescindible, hay que educar para que no lo necesiten; los educadores estamos para ser olvidados. También tenemos que entender y aceptar la ignorancia, a partir de reconocer que nosotros somos medio ignorantes”, 
 
 

BLOOM, Y SU CAMINO AL ORDEN COGNITIVO

Recopilado por: COMUNICATODOS TEAM.

En este espacio que está destinado a los docentes en esta oportunidad les mostraremos la muy utilizada  taxonomía de Bloom. La taxonomía de Bloom es la secuencia lógica de verbos que facilitan el trabajo con hábitos mentales y la secuencialización de actividades pedagógicas. Si usted está entendiendo que la taxonomía permite ordenar procesos, esta en la cierto, ya que está demostrado que el cerebro necesita de un orden para aprender, además de tener el conocimiento práctico de hábitos mentales de primer orden para luego generar un andamiaje cognitivo. Citemos un ejemplo...

 EJEMPLO:

Juan es un alumno no muy aplicado pero si muy entusiasta, ha iniciado el 1er. año de secundaria, recien está conociendo a los profesores del nivel secundario como al  profesor de historia. El profesor de historia ha dejado una actividad que implica, la elaboración de un cuadro comparativo entre las culturas Pre Incaicas.

El alumno para desarrollar esta actividad ha debido antes de en poner práctica procesos de identificación, interpretación, descubrimiento, organización para luego llegar al proceso COMPARATIVO que es un proceso del V Nivel. 

  NIVELES EN EL DOMINIO COGNOSCITIVO  

NIVEL I

NIVEL II

NIVEL III

NIVEL IV

NIVEL V

CONOCER

COMPRENDER

APLICAR

SINTETIZAR

EVALUAR

Definir
Describir
Identificar
Clasificar
Enumerar
Nombrar
Reseñar
Reproducir
Seleccionar
Fijar

Distinguir
Sintetizar
Inferir
Explicar
Resumir
Extraer conclusiones
Relacionar
Interpretar
Generalizar
Predecir
Fundamentar

Ejemplificar
Cambiar Demostrar
Manipular
Operar
Resolver
Computar
Descubrir
Modificar
Usar

Categorizar
Compilar
Crear
Diseñar
Organizar
Reconstruir
Combinar
Componer
Proyectar
Planificar
Esquematizar
Reorganizar

Juzgar
Justificar
Apreciar
Comparar
Criticar
Fundamentar
Contrastar
Discriminar

 El siguiente cuadro de interacción de verbos es muy útil para ordenar el proceso de aprendizaje, entonces:

  1. Diseña actividades en las cuales los verbos sean de I NIVEL y que respondan al hábito mental de CONOCER.
  2. Asegúrate que tus alumnos pueden desempeñarse dentro del NIVEL I (todos los verbos)
  3. Recién puedes empezar a diseñar y desarrollar actividades con elementos del NIVEL II.